ÍNDICE DE LA PUBLICACIÓN

Desde la Puerta del Sol

Extras dominicales titulados Actualicemos la Ley de Memoria Histórica y Democrática.


Revista editada por Emilio Álvarez Frías. Ver portada Desde la Puerta del Sol en La Razón de la ProaRecibir actualizaciones de La Razón de la Proa (un envío semanal).

Desde la Puerta del Sol

​Índice del extra XV.


Número 398 (Desde la Puerta del Sol), de 03 de diciembre. Ver en PDF

1.- Empezar bien el año. Por Emilio Álvarez Frías.

Qué bueno sería empezar el año cantando villancicos, y rezando por todos los fallecidos por muerte natural, sin tener que recordar a los que fueron asesinados de la forma más horrible que uno se puede imaginar!

Han pasado años y nos obligan a traer al recuerdo a los que fueron sacrificados absurdamente y a querer contar con la lista de los milicianos –y milicianas, para que no las echen en falta las feministas– que tomaron parte en todas esas atrocidades que, en gran medida, son los que los partidos de la izquierda y una gran parte de los deudos reclaman sus restos óseos para honrarlos en el altar de los héroes, poco más o menos.

Es poco lo que se puede decir como novedoso. Pero, a pesar de todo el dolor que perdura, en estas señaladas fiestas, como buenos cristianos, creemos que tenemos que rezar por todos.

Por unos teniendo en cuenta que en su inmolación pensaron en el Dios que los iba a recibir con los brazos abiertos y que su sacrificio no sería baldío; por otros porque su comportamiento era para todo lo contrario y seguro que el Señor desea su arrepentimiento y acogerlos como a los demás. Así sea.


2.- George Orwell, rebelión en la pocilgaPor Jesús Laínz, para Libertad Digital.

  • Orwell vino a España para luchar contra Franco y tuvo que salir corriendo para no ser asesinado por sus camaradas comunistas....
  • Sobre algunos libros pende una extraña maldición: todo el mundo los cita pero nadie los ha leído. Uno de ellos es el célebre Homenaje a Cataluña de George Orwell, que muchos suponen una apología de Cataluña e incluso del nacionalismo catalán, aunque el papel de la primera se limite a ser el lugar donde suceden las cuitas del autor y el segundo ni se mencione. Y los homenajeados no son ni Cataluña ni los catalanessino los milicianos españoles, ingleses, italianos, belgas y de otras nacionalidades con los que Orwell compartió trinchera en Huesca y tiroteos callejeros en Barcelona. Curiosamente, uno de sus muy escasos comentarios sobre los catalanes trató sobre el desprecio que sentían por los andaluces, a los que consideraban “una raza de semisalvajes”...

3.- Los trenes de la muerte de Jaén, Agosto de 1936Por Luis E. Togores, para La Razón.

  • Terratenientes, figuras prominentes de la derecha jienense, sacerdotes y monjas fueron algunas de las personalidades asesinadas por los milicianos anarquistas.
  • Hacía solo 25 días que la sublevación militar había fracasado y muy pronto las cárceles de Jaén estuvieron repletas de detenidos, lo que obligó a convertir la catedral en prisión. En ella se hacinaban más de 800 detenidos, acusados de simpatizar con la rebelión militar, a los que se iban a sumar los detenidos por las tropas del general Miaja en Adamuz. 


4.- Apolonia, la monja que fue arrojada a los cerdos para hacer chorizos. Por Javier Barraycoa (blog personal).

  • La persecución religiosa de los años 30 escribió terribles capítulos como este, en el que el “Jorobado” utilizaba a sus víctimas para dar de comer a las piaras. Después, ofrecía “chorizo de monja” por los bares.
  • Entre las checas más tristemente famosas de Barcelona, estuvo la conocida como Checa de San ElíasMuchas son las terribles historias que nos han legado sobre los padecimientos, torturas y asesinatos ahí cometidos, primero por miembros de la FAI y posteriormente por los comunistas que controlaban el Servicio de Inteligencia Militar (SIM). Entre los asesinatos más crueles que se puedan contar es el del martirio de Apolonia Lizárraga y Ochoa de Zabalegui, de 69 años, natural de Lezáun (Navarra) y la que fuera Superiora General de la Congregación de Carmelitas de la Caridad...


Comentarios