NUESTRA MEMORIA

El Auxilio Social de FE JONS, antes y ahora.

El Auxilio Social, creado, dirigido e impulsado por el ideario falangista, fue el antecedente directo de la acción social del Estado.


Autora.- María García de Tuñón del Valle. Publicado en Gaceta de la FJA, núm. 346, de julio de 2021. Ver portada de la Gaceta FJA en La Razón de la Proa (LRP). Recibir actualizaciones de LRP (un envío semanal).​

2021-07-06-auxilio-social-1w
El Auxilio Social de FE JONS, antes y ahora.

El Auxilio Social de FE JONS, antes y ahora.


Nos remontamos al mes de octubre de 1936 cuando se fundó Auxilio Social con el nombre inicial de Auxilio de Invierno y con la base en la doctrina falangista de la Patria, el Pan y la Justicia para todos los españoles, no como beneficencia sino como derecho. Ese día se abrió el primer comedor infantil en la ciudad castellana de Valladolid, sede de las JONS y a partir de ahí no dejó de crecer en su labor.

Mercedes Sanz Bachiller, ya viuda del Caudillo de Castilla Onésimo Redondo, con la ayuda del jonsista Javier Martínez de Bedoya y otros camaradas, realizó una colecta por todo Valladolid y de esta forma consiguió los fondos necesarios para poner en marcha esta iniciativa de carácter social, netamente nacionalsindicalista e inspirada en su organización en el sistema de ayuda social alemán.

Desde el primer momento este Auxilio de Invierno fue una obra cien por cien falangista, donde las mujeres de la Sección Femenina llevaban la voz cantante con una total implicación y sacrificio.

Pronto se abrieron más comedores infantiles en la retaguardia de la España nacional, para atender principalmente a los niños huérfanos o desamparados que dejaba la guerra. Hay que decir que se prestó ayuda sin distinción alguna y al margen de la ideología política de sus padres o de sus familias. Un poco más tarde, se pusieron en marcha las cocinas de hermandad donde se entregaban alimentos para todas las personas que los necesitasen y que pudiesen cocinarlos en sus casas.

En pocos meses, el Auxilio de Invierno se extendió a varias provincias y adquirió tanta importancia que se convirtió en la Delegación de Auxilio Social de FE JONS, con más servicios: Obra Nacional-Sindicalista de Protección a la Madre y al Niño, Hogares de Madres, Auxilio Social al Enfermo, Fomento del Trabajo Familiar, Defensa de la Vejez, Obra del Hogar Nacional Sindicalista, Colonias de vacaciones para niños, acompañado de una intensa actividad de formación general y de divulgación de medidas higiénico- sanitarias.

En apenas un año desde la fundación de aquel primer comedor en Valladolid, Auxilio Social disponía ya de más de 700 comedores y casi 160 cocinas de hermandad distribuidas por toda España. En cada territorio que se ganaba para la causa nacional, se implantaban nuevos comedores y cocinas sociales. Mercedes Sanz Bachiller propuso la implantación del Servicio Social Femenino, que fue aprobado por Decreto de 7 de octubre de 1937. Gracias a él, las mujeres españolas entre 17 y 35 años trabajaban durante seis meses en alguna de las instituciones del Auxilio Social, sirviendo a muchas de ellas para adquirir una capacitación laboral difícil de conseguir en aquellas circunstancias.

Tras la Victoria y una vez superadas la necesidad de prestar atenciones básicas durante la guerra, Auxilio Social contribuyó en la paz a mejorar el nivel de vida de los españoles, combatiendo la miseria, la ignorancia, la mortalidad infantil, propiciando la incorporación de la mujer al trabajo y la protección de niños y ancianos.

Su crecimiento fue espectacular: en octubre de 1939 Auxilio Social había fundado casi tres mil comedores y más de mil quinientas cocinas de hermandad, en las que se asistía diariamente a más de medio millón de niños y adultos, respectivamente.

A través del Auxilio Social, la Obra Nacional-Sindicalista y la impronta de la Falange adquirió plena relevancia, contribuyendo así a una España más social, más justa y más próspera.

Este Auxilio Social, creado, dirigido e impulsado por el ideario falangista, fue el antecedente directo de la acción social del Estado: el Instituto Nacional de Acción Social, el Instituto Nacional de Servicios Sociales, las pensiones de vejez e invalidez del Fondo de Acción Social y hasta de las actuales pensiones no contributivas.


En nuestros días, trata de llevar a la práctica los anhelos de justicia social de nuestro ideario, conforme al lema falangista Por la Patria, el Pan y la Justicia.

Dada la grave crisis social y económica que atraviesa nuestra Patria, consideramos una obligación moral acudir en socorro de cuantos lo estén pasando mal. Los falangistas no podemos ni debemos mirar para otro lado ante el estado de necesidad de muchos de nuestros compatriotas y tratamos de llegar con nuestra ayuda directa donde las instituciones públicas no llegan.

Procuramos acompañar a las familias en cuanto nos es posible, cubriendo necesidades básicas de ropa, alimentación o medicinas; facilitando información y asesoramiento jurídico; mediante talleres informáticos enfocados a la búsqueda de empleo: con refuerzos psicológicos y, en general, procurando prestar toda ayuda material y espiritual que podamos. Siempre desde el respeto a la intimidad personal y familiar y desde la ética y el estilo falangista que nos caracterizan.

¿En qué podemos ayudarte?

  • Facilitándote alimentos, ropa, productos higiénicos, medicinas o cualquier otra necesidad básica.
  • Buscando una solución si has perdido tu casa.
  • Echándote una mano en tu búsqueda de empleo.
  • Dándote asesoramiento legal.
  • Poniéndote en contacto con quien pueda ayudarte a resolver tu emergencia o necesidad.

¿Cómo contactar con Auxilio Social?

¿Cómo puedes colaborar?

  • Con tu tiempo, colaborando en nuestras campañas de ayuda.
  • Facilitándonos las ofertas de empleo de las que tengas conocimiento.
  • Donando cualquier material que pueda ayudar a cubrir las necesidades de las familias.
  • Ofreciendo tus habilidades y experiencia laboral
  • Aportando tus ideas, conocimientos y compañía.

¡Únete a Auxilio Social! Te necesitamos. Pero sobre todo España te necesita.

Comentarios