Las estadísticas del INE sobre muertes violentas

3/ENE.- En cualquier momento el INE –si no somete a revisión las cifras que debe dar a tenor de los acontecimientos que valore– nos informara de cómo ha ido el país en datos estadísticos...


​Publicado en la revista El mentidero de la Villa de Madrid núm. 709 (3/ENE/2023), Ver portada El Mentidero. en La Razón de la Proa (LRP). Recibir actualizaciones de LRP.

Las estadísticas del INE sobre muertes violentas

En cualquier momento el INE –si no somete a revisión las cifras que debe dar a tenor de los acontecimientos que valore– nos informara de cómo ha ido el país en datos estadísticos. A lo mejor parte de la información no aparece porque no es aconsejable sacarlas a relucir, como puede ser el referido a los emigrantes y sus andanzas por España. Aunque esperamos que las cifras que ofrezca la prensa a la población interesada sea más amplia que lo es habitualmente. No faltará la correspondiente al asesinato de mujeres por «sus parejas», lamentablemente, ya que es de información diaria y diría que excesiva si la comparamos con otros decesos de mayor envergadura y una significación evidentemente más dolosa en el conjunto de la población del país.

Cantado está por todos los medios, que hasta casi última hora del año, la muerte de mujeres asciende a 49, una más que en los dos años anteriores, lo cual no da mejor nota al ministerio que tanto gasta en esa cuestión, la entrega al tema de la ministra inútil que está a su cargo, las variadas leyes que se promulgan para encauzar a hombres y mujeres por el rastrojo que cultivan las mozas progresistas en los diversos departamentos tan entramados del susodicho ministerio.

Uno no tiene otra información que la que facilita la prensa, y esta es parca en datos y comedida en explicaciones. Pero hurgando hemos podido arrancar algunas otras cifras que no se cantan en voz alta, como la lotería de Navidad. Por ejemplo:

  • Los homicidios habidos en España, a falta del cuarto trimestre ascienden a 237,
  • Los hurtos se cuantifican en 477.934,
  • Los robos con fuerza, 88.320,
  • Los robos con violencia 47,293,
  • España es el país europeo que encabeza los problemas de salud mental en jóvenes,
  • Las agresiones de jóvenes conocido como Bullying es sobrecogedora, pues se citan del orden de 1 por cada 4 estudiantes,
  • El número de suicidios que se producen asciende a cifras próximas a los 4.500 al año.

Faltando muchos conceptos civiles o jurídicos que mencionar para hacer una relación de todas las muertes y desmanes que se producen en España sin que nos enteremos, y, aparentemente, sin que la autoridad o los gobernantes tomen las medidas para evitarlos, encauzando la sociedad por vías de honestidad y buenas costumbres, por ejemplo, para evitar esa sangría tan estúpida que tenemos.

Sumando todos los conceptos alcanzarían cifras mucho más elevadas que la modesta de 49 que son las mujeres que pierden la vida por un desencuentro con «la pareja». Aunque consideramos que son demasiadas, como lo son los 22 hombres que mueren al año por la violencia de mujeres que cultivan las mismas costumbres, asesinatos que son absolutamente desconocidos. O los asesinatos de niños por parte de sus madres –o de sus padres–, información que no hemos encontrado por parte alguna.

Y en todos los casos convenía conocer los detalles personales de las víctimas y sus asesinos. Seguro que lo conoce el INE. Pero, por ejemplo, no nos dice la nacionalidad de las 49 víctimas, la nacionalidad de sus asesinos, la relación de «pareja» de unos y otros, los motivos que pudieron conducir a ese desastre. Información que sería muy interesante para valorar los procedimientos necesarios para este disparate en su mayoría.

Nos duele profundamente la muerte de esas 49 mujeres. Y la de los 22 hombres. Como nos duele la muerte de cerca de 100.000 no nacidos que son asesinados cada año sin una lágrima, cuando somos tan anormales y cretinos que legislamos con todo mimo sobre los animales sin prestar la atención debida a cuanto se refiere a los seres humanos de ambos sexos.

Sin duda le espera una inmensa tarea al Gobierno que sustituya al actual. Por lo que en él deberá haber cerebros bien dotados que funcionen dentro de los valores humanos más importantes, personas con profundos conocimientos, provistos de ideas que aprecien al hombre como lo que es, le den la libertad que recibe al nacer, procuren formarlo debidamente dotándole de los medios necesarios para enfrentarse correctamente con la vida, y, como repetimos muchas veces, conseguir que el orbe sea un conjunto de gente que entiende la máxima de Jesús de Nazaret de amarse los unos a los otros.

Y con todo ello, llegar a que ninguna mujer –y hombre– mueran por acción de su «su pareja», sino todo lo contrario, conseguir llegar al fin de la vida en unión, sabiendo soportar los baches que durante el recorrido surjan entre ellos.

Con la esperanza de que las estadísticas del INE puedan llegar a ser claras y las cifras que califiquen la marcha del país resuilten de bonanza.


Comentarios