SEMBLANZAS | MEMORIA AZUL

Fundador y héroe de la Falange catalana.

Santiago Martín Busutil, tras el fracaso del Alzamiento en Barcelona, logra escapar a Burgos donde funda la primera centuria de la Falange catalana, a la que llamaron 'Virgen de Montserrat', y a la que se unen los pocos falangistas catalanes que se encontraban en zona nacional.


Memoria Azul [Nuevo Face] para la divulgación de la historia del falangismo.
Una publicación semanal: ver publicaciones por meses.
Portada Memoria Azul en LRP.

2021-04-29-Martín-Busutil-1w
Dos imágenes de Santiago Martín Busutil, a la izquierda en la carretera entre Soncillo y Quintanaentello (Burgos), en el cartel las siglas del Corpo Truppe Volontarie (CTV). A la derecha desfilando en algún lugar de Burgos, a su lado el instructor militar finlandés Carl von Hartmann.
Fundador y héroe de la Falange catalana.

Santiago Martín Busutil, fundador y héroe de la Falange catalana.


Santiago fue uno de los primeros nacionalsindicalistas de Cataluña, comerciante de textil muy reconocido en la ciudad de Barcelona (Almacenes Busutil), que acudió a la primera llamada de la Revolución Nacional en España, la de las JONS de Ramiro Ledesma.

Junto con José María Poblador fundan las JONS en la capital catalana, y aunque reciben con alegría la unión con la Falange de José Antonio, en el momento de la expulsión-escisión de Ramiro, sin dudarlo siguen a su primer y antiguo jefe.

Estas JONS minoritarias, después de la primavera sangrienta del 36 y gracias a la intervención de Manuel Hedilla (que actuaba como inspector nacional nombrado directamente por José Antonio), abandonan su alejamiento y, por fin, las separadas JONS, una facción de Falange formada por las milicias de Primera Línea (centurias Roja, Amarilla y Azul y Escuadras Negras), y el sector que sigue al jefe territorial Roberto Bassas, logran dirimir viejas fricciones e inician los preparativos para el incipiente alzamiento armado contra el Gobierno del Frente Popular de la República. Aunque ni siquiera en ese momento actúan unidos, por lo que el consejero nacional Luys Santamarina, el 19 de julio, asume el mando de la Falange sublevada y nombra a José María Poblador y a Santiago Martín Busutil (que era teniente de Complemento), como jefes militares de los voluntarios falangistas.

El plan del alzamiento es caótico en Barcelona, la Falange sublevada apenas logra poner en orden de combate a noventa militantes, al final las fuerzas alzadas se rinden y Martín Busutil logra escapar de las detenciones.

Después de mil peripecias llega a Burgos, donde funda y comanda la primera centuria de la Falange catalana, a la que llamaron Virgen de Montserrat, y a la que se unen los pocos falangistas catalanes que se encontraban en zona nacional.

La centuria es destinada al Frente del Norte de Burgos donde inicia su combate en octubre de 1936, en la localidad de Espinosa de los Monteros. Menos de 100 falangistas al mando de Martín Busutil tienen una intervención muy destacada en la resistencia a los ataques republicanos de los días 21 de noviembre y 6 de diciembre en el Alto del Caballo, destruyendo incluso dos tanques enemigos y sufriendo más de 15 bajas.

La centuria fue propuesta para la Medalla Militar colectiva, y ante el elevado número de bajas se reorganiza y pasa a formar parte de la Primera Bandera de Falange de Burgos como Cuarta Centuria de la misma, dentro de la 62 División del Ejército Nacional.

Dado que muchos de los integrantes de la centuria eran estudiantes y con una alta preparación intelectual, bastantes de ellos pasaron a las academias de Alféreces Provisionales y a las primitivas, y luego prohibidas, academias de Jefes de Centuria de Falange.

Santiago, ya ascendido a capitán por méritos de guerra, que seguía siendo el jefe de la Centuria Catalana, en la ofensiva hacia Santander, el 14 de agosto de 1937, cayó cara al sol en el ataque a la cota 921 de la localidad de Ahedo de las Pueblas, en los parajes de las Merindades burgalesas.

Avanzaron hacia la cota que está protegida por una triple línea de alambradas, había una lisa pendiente de más de un kilometro; avanzaron entre fuegos cruzados lo que les hizo muy difícil el ataque, se detienen una primera vez, reciben balas por todas partes; de nuevo se da la orden de avance, Santiago sigue al frente seguido de sus oficiales y de toda la centuria, los hombres están cayendo pero llegan a las alambradas, allí en la primera línea de alambres retorcidos cae Busutil junto a Pelfort, Presa y Vidal.

Pero un grupo de supervivientes, ya sin oficiales, al mando del mosén Grau, que también será herido, vuelven al ataque, la centuria es aniquilada.

Martin Busutil, como siempre atacaba al frente de sus camaradas, recibió una ráfaga de ametralladora que destrozó sus tres flechas plateadas de mando que llevaba justo encima de su corazón.

La muerte le sorprendió en los ataques previos a la toma del Puerto del Escudo, vía principal de acceso desde la meseta castellana a Santander, en esos mismos combates 372 soldados italianos del CTV, también perdieron la vida.

La Falange catalana seguía pagando su tributo de sangre, cayendo además de su jefe, Martín Busutil, otros gloriosos camaradas de la Centuria Catalana de los que recordamos a los siguientes: Arola, Borrás, Borrallo, Carreras, Cusi, Del Col, De los Godos, Figuerola, Forgas, Iglesias, Larrosa, Ledesma, Llanza, Lobet, Llorens, Martí, Martínez, Morali, Musons, Ortoll, Pelfort, Pérez, Presa, Quijada, Romero, San Vicens, Sanz, Sintes, Serraller, Solé, Soler, Varenne y Vidal.

Un viejo monolito recuerda allí la gloriosa hazaña de la Centuria Catalana. Fueron pocos, fueron valientes, fueron de los nuestros. ¡Santiago Martín Busutil y camaradas caídos de la Centuria Catalana de Falange Virgen de Montserrat! ¡Presentes!

2021-04-29-Martín-Busutil-4w

Septiembre de 1936. La Centuria Catalana Virgen de Montserrat efetua maniobras de entrenamiento cerca de Burgos antes de entrar en línea. De derecha a izquierda: Martín Busutil, a su lado el instructor militar de la unidad, el finlandés Carl von Hartmann, les sigue Antonio Geis y, el primero por la izquierda, Ramón Pedret de Falgás, de Tarragona. El niño suponemos que es el corneta.


Ver el artículo en su sitio original

 

M E M O R I A A Z U L "SANTIAGO MARTÍN-BUSUTIL" (FUNDADOR Y HÉROE DE LA FALANGE CATALANA) Santiago fue uno de...

Publicada por Juan Manuel Cepeda en Sábado, 24 de abril de 2021

También puede interesar...


Catalanes en Castilla.

  • Por Joaquín Encuentra Morer, doctor en Medicina, que fue secretario general de los Círculos Doctrinales José Antonio. Publicado en la revista El Bruch, portavoz de la Falange de Barcelona.
  • En el XVII aniversario de la entrada en fuego de la 1.ª centuria catalana Virgen de Montserrat.

EL 18 de julio de 1936, grito angustiado de un pueblo que se niega a morir, aupó a la mejor juventud de España. Cataluña vivió dias de dolor y de agonía: las cárceles fueron los albergues de quienes no supieron renunciar a la fe de sus mayores, y los paredones se humedecieron con la sangre dc los patriotas. En las unidades del Ejército, en los Tercios de Requetés y en las Banderas de Falange, lucharon y murieron cientos de catalanes. Codo y Espinosa de los Monteros, dos nombres de la geografía hispana, quedan ligados a los requetés y a los falangistas de Cataluña. En sus periplos bélicos el Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat y la primera Centuria de la Falange Catalana "Virgen de Montserrat", perdieron en 'heroicos servicios a sus más ardorosos camaradas.

El día 14 de agosto de 1937, el Ejército Nacional inició la ofensiva que tenía que liberar la provincia de Santander. Participa en ella la 1.ª Bandera de la Falange de Burgos, cuya cuarta Centuria integra a los supervivientes de la Primera Centuria Catalana "Virgen de Montserrat". En tal día y en tal acción, en la aldea montañesa llamada Ahedo de las Pueblas, cayeron, entre otros, el Jefe de la 4.ª Centuria, Capitán Santiago Busutil, de la Vieja Guardia Barcelonesa, y el Alférez Pedro Pelfort. ¡Presente!

Las líneas que siguen sólo pretenden, con motivo de cumplirse el 17 aniversario de esta efemérides, encomiar y recordar a quienes todo lo dieron en su afán de conquistar una patria mejor, y destacar la unidad de destino que es España con las estampas bélicas de sus juventudes, que al descubrir la posibilidad de una alta empresa histórica se funden en un mismo crisol.

Seguir leyendo en PDF (se abre las dos páginas originales de la revista El Bruch)

2021-04-29-Martín-Busutil-2w


Reseña en el diario del albergue de Veteranos OJE de 2015

Esta tarde cumplimos un tradicional deber de camaradería histórica: limpiamos y adecentamos la tumba del cementerio de Espinosa donde reposan los restos de siete componentes de la Centuria catalana Virgen de Montserrat y depositamos en ellas las cinco rosas. Hay que recordar que, en nuestra última estancia en estas tierras, desbrozamos completamente aquella sepultura olvidada y repintamos la lápida donde están sus nombres.

 

 

 

Nota.- No se trata de la misma lápida mencionada en el artículo de Memoria Azul, son monumentos distintos, con nombres diferentes, pero, seguramente realizada por un mismo artesano bajo la dirección de algún miembro superviviente de la Centuria Catalana, ya que todos los símbolos que la adornan se repiten en ambas.

 


Apuntes de Memoria Histórica en Blanquiazul: Santiago Martín Busutil i Arquillés.

  • Por César Alcalá, periodista e historiador. Publicado en La Contra Deportiva, 10/01/2021.

En la conocida como plaza de Berenguer el Grande, en la Vía Layetana de Barcelona, hubo un centro de detención o cheka (...) conocida como Busutil. ¿Por qué? ¿Qué había ahí? En el año 1923 se inauguró una tienda de ropa y géneros de punto. No era la primera que su dueño inauguraba, pues tenía varias en otras ciudades de España, pero sí la primera en Barcelona. ¿Quién era el dueño de aquellos almacenes? Se llamaba Santiago Martín Busutil Arquillés, socio del RCD Español. Al estallar la guerra civil fue capitán de las milicias y primer jefe de la Centuria catalana Virgen de Montserrat. Con el fin de la guerra y muerte de su fundador, los Almacenes Busutil desaparecieron y empezaron a formar parte de la memoria barcelonés


Comentarios