MEMORIA AZUL | SEMBLANZAS

Marina Moreno Tena.

La primera falangista caída en acción de guerra. Fue en las proximidades de Almudévar (Huesca), el 16 de agosto de 1936, en una emboscada perpetrada por milicianos rojos cuando iba en un camión camino del frente, en compañía de otras tres muchachas, dos médicos y una escuadra de falangistas.


Memoria Azul [Nuevo Face] para la divulgación de la historia del falangismo.
Una publicación semanal: ver publicaciones por meses.
Portada Memoria Azul en La Razón de la Proa (LRP).

2021-07-10-Marina-Moreno-1w
Marina Moreno Tena.

Marina Moreno, la primera falangista caída en acción de guerra.


Marina Moreno Tena tenía 16 años cuando, en 1934, se afilia a la Falange femenina de Huesca, el jefe provincial Daniel Francoy le presenta a María Cruz Abadía, que era la responsable de la Sección Femenina y a sus órdenes Marina cumple las más arriesgadas misiones, a pesar de su corta edad.

Con 18 años recién cumplidos (ya que Marina había nacido el 18 de julio de 1918), se presenta voluntaria como enfermera en el cuartel de la Falange de Zaragoza, su padre, capitán del Tercio, intenta evitarlo pero la tenacidad y compromiso de Marina le hacen desistir de su empeño.

Marina comienza a prestar servicios de toda clase para la Primera Bandera de Falange de Aragón, no solo como enfermera, sino también como auxiliar en el suministro de víveres, municiones y cualquier necesidad de los camaradas que estaban luchando en primera línea del frente.

El 16 de agosto del 36, Marina, en compañía de Manolita Cortés y Pepita Losilla, ambas también camaradas enfermeras de la Falange femenina, salen de Zaragoza en dirección al frente de Almudevar en Huesca, donde combatían los camaradas de la Bandera. En el mismo camión acompañan a las tres muchachas dos médicos y una escuadra de falangistas como protección.

Pocos kilómetros antes de llegar a la línea del frente, el camión frena en seco pues hay un cadáver en la carretera que les impide seguir el camino. De inmediato los ocupantes bajan a la calzada y reconocen el cuerpo, corresponde al comandante médico doctor Oliván Anadón. Cuando son conscientes de que el comandante falangista lleva muerto varias horas e intentan recogerlo para subirlo al camión, inesperadamente reciben una lluvia de balas desde un montículo cercano, donde milicianos rojos armados de ametralladoras les tenían preparada una trampa mortal.

El cuerpo de Marina prácticamente cae destrozado a balazos, muriendo en los brazos de su camarada Manolita, la que también ha resultado herida en ambas piernas por las balas.

El ataque es tan rápido y brutal que impide la defensa de los falangistas, la primera lluvia de balas mata al chófer y también a otros tres falangistas que se encontraban subidos al camión. Los que se encontraban en la calzada todos se encuentran heridos y los milicianos rojos los rematan en la misma carretera.

Uno de los médicos que comprueba la muerte de Marina y que está intentando curar las heridas de bala de Manolita, cuando acaba de colocarle dos torniquetes es igualmente asesinado por los milicianos tirando su cadáver encima del cuerpo de Manolita.

Todos los hombres del camión resultaron muertos. Los marxistas se llevaron prisioneras a las dos camaradas, Manolita y Pepita (única ilesa), las cuales horas después fueron liberadas gracias al ataque de un grupo de guardias de asalto, que también recuperó el cadáver de Marina y de los demás caídos. La emboscada marxista fue preparada y ordenada por un tal Negus, al que nunca se logró encontrar.

Marina fue enterrada a los pocos días en el cementerio de Zaragoza, y su féretro fue llevado a hombros por sus camaradas de la Falange femenina. El funeral se realizó en el cuartel de la Falange que estaba instalado en la Facultad de Medicina, donde sus amigas y camaradas gritan el nombre de Marina junto al último presente.

El Ayuntamiento de Zaragoza dio el nombre de la camarada caída a uno de sus nuevos paseos, y hace tiempo se eliminó el mismo renombrándose como paseo de la Constitución.

A pesar de los intentos de la progresía española para acabar con cualquier recuerdo de la Falange, podrán quitar los nombres de las calles, pero lo que nunca podrán es hacer que la Falange olvide a su caídos.

Marina Moreno Tena fue la primera mujer falangista caída en acción de guerra, y por eso hoy no la olvidamos, recordándola al viejo estilo de la Falange con un emocionado ¡Presente!

Leerlo en su sitio web original...



Para saber más...

Un “camisa vieja” tras el objetivo. Fotografías de Ángel Cortés Gracia. ->

  • Batalla del Monte Pelado (Wikipedia/Wikiwand). Tuvo lugar el 28 de agosto de 1936 (12 días después de la muerte en combate de Marina Moreno). Este monte está situado entre la ciudad de Huesca y la vecina localidad de Almudévar.

Comentarios