CUADERNO DE TROCHA. Nº 13

Los primeros campamentos de las OOJJ en Cataluña

Sabíamos que el primer campamento de Juventudes, de Barcelona, se había celebrado, en mayo de 1939, en Cerdanyola (Sardañola), pero nunca habíamos visto imágenes del mismo y, mucho menos, conocido los detalles de esa actividad pionera. Ahora, gracias a este trabajo de investigación histórica podemos saber cuál fue la realidad de aquel ensayo campamental.

Un 'pelayo' de las OOJJ de FET y de las JONS sonríe sobre un fondo campamental. El emblema de las cinco flechas en verde corresponde al de esa primera organización juvenil de Falange Española.
Un 'pelayo' de las OOJJ de FET y de las JONS sonríe sobre un fondo campamental. El emblema de las cinco flechas en verde corresponde al de esa primera organización juvenil de Falange Española.
Los primeros campamentos de las OOJJ en Cataluña

Sobre los orígenes de la Organización Juvenil de Falange Española.

Espontaneidad... Tal como sucede en la vida cotidiana con tantos fenómenos sociales, que nacen de una forma espontánea e imprevista, ocurrió con las primeras unidades infantiles y juveniles de la antigua Falange Española de las JONS. No constaba en sus estatutos, ni hubiera sido legalmente aceptable, la presencia de niños y jóvenes  en un partido político.

Pero una vez iniciada la guerra civil (julio de 1936) al calor de la exaltación patriótica que se vivía en muchas poblaciones de la retaguardia nacional, numerosos niños y jóvenes pidieron su ingreso en la Organización política y de Milicias que, a su entender, representaba la modernidad y poseía el dinamismo propio de la juventud.

Al principio –como decíamos– tales unidades se constituían de manera espontánea y sin coordinación entre ellas; lo cual comportaba, lógicamente, una falta de objetivos, normativa y métodos comunes. Se tuvo que improvisar. En cada provincia o ciudad se establecieron unas elementales normas y se intentó asimilar aquellos aspectos de la milicia que, aparte de ser atrayente para los jóvenes, pudieran contribuir, también, a su formación patriótica, política y social.

Así, en Mallorca, donde se fundaron grupos juveniles ya en los primeros momentos del Alzamiento (agosto de 1936) fueron bautizados inicialmente con los nombres de: cachorros, escoltas y vanguardistas (según la edad que tuvieren los afiliados); incluso, en algunas provincias recibieron la denominación de balillas, clara copia de las organizaciones juveniles Italianas.

No obstante, pasados los primeros momentos de incertidumbre, con fecha 11 de septiembre de 1936, mediante una circular de la Jefatura de Mando Provisional, Manuel Hedilla dispuso que los llamados hasta entonces "balillas", al modo italiano, pasaran a denominarse “flechas”.

Sin embargo, no sería hasta la promulgación del histórico Decreto de Unificación (19.04.37) y su posterior desarrollo, que se pudo alcanzar un importante grado de eficacia, e implantación social de las Organizaciones Juveniles de FET y de las JONS en el territorio de la España Nacional.

En efecto, la fusión de las juventudes de la Falange (Flechas) y las del Tradicionalismo (Pelayos) ya dieron píe a una organización de importancia sociológica, a un verdadero movimiento juvenil. Así nacieron los distintos grados en el seno de las OO.JJ.: Pelayos, de 7 a 10 años; Flechas, de 11 a 15 años; y Cadetes; de 16 a 18 años.

Para dirigir esta ya compleja organización fue nombrado Jefe Nacional el militar Mateo Torres Bestard, el cual estuvo al frente de la misma hasta el 19 de mayo de 1938, fecha en que tomó posesión de la Delegación Nacional de las OO.JJ. el vieja guardia de la Falange Sancho Dávila.

La denominación OO.JJ., así, en plural, estuvo vigente poco tiempo, ya que pronto se publicó una disposición estableciendo que la agrupación de los niños y jóvenes en el seno de FET y de las JONS debía ser denominada, en su conjunto, Organización Juvenil (O.J.) y, con este apelativo se mantuvo hasta la fundación del Frente de Juventudes el 6 de diciembre de 1940.


Leer el trabajo completo en el cuaderno digitalizado


 

Comentarios