Somos
12:00
31/05/21

La pandemia y la guerra de trincheras

31/05. Fabio Clemente.- Hace un siglo fue primero la guerra y después la pandemia; hoy primero la pandemia ¿y después...?

Publicado en el número 32 de Somos, de abril-mayo de 2021. En la sección Colaboración. Editado por la asociación cultural Avance Social. Ver portada de Somos en LRP.

La pandemia y la guerra de trincheras

Dejando aparte la causa o las causas de la pandemia del covid-19, si se les escapó a los chinos o la crearon y distribuyeron ellos, o sabe Dios quién y cómo, en la pandemia actual se puede apreciar un paralelismo con la guerra de trincheras de la Primera Guerra Mundial, en particular en el frente occidental.

En el frente occidental se avanzó y se retrocedió durante los largos años de la contienda mundial unos pocos kilómetros, sin perspectiva de victoria o de derrota, lo que dio lugar al conocido best seller de Erich María Remarque Sin novedad en el frente. La única y verdadera “novedad” consistió en que a diario morían miles de soldados de ambos bandos, hasta el agotamiento militar de Alemania y el final de la guerra.

La pandemia de ahora también avanza y retrocede, genera ilusiones de un rápido triunfo, para no tardar en anunciar nuevos fracasos. Crea esperanzas de “nuevas armas”, como diferentes vacunas que permiten augurar mejores tiempos, mientras que nuevas cepas de múltiple origen tiran por tierra tales expectativas. Es un continuo ir y venir.

Los negacionistas de la pandemia podrían asemejarse a aquellos soldados enfrentados como enemigos en las trincheras que en la primera Navidad de la guerra fraternizaron, muy a pesar de las órdenes contrarias de sus oficiales, quienes no tardaron en reaccionar estableciendo castigos severos. ¡Lo que faltaba! ¡Oponerse a la destrucción mutua a gran escala! Dicho en otras palabras, oponerse a la vuelta a la “antigua normalidad”.

Tras la Primera Guerra Mundial, como un acto a la vez de penitencia y de hipocresía, se erigieron por toda Europa numerosos monumentos al soldado desconocido en “reconocimiento” al aniquilamiento masivo de soldados anónimos no identificados, que se contaban por millones.

¡Y atención! Por si esto no fuera poco, tras esta carnicería bélica surgió la mal llamada “gripe española”, que superó con creces el número de víctimas de la guerra. Hace un siglo fue primero la guerra y después la pandemia; hoy primero la pandemia ¿y después...?

Comentarios