Somos
19:56
21/07/20

Otro curso terminado

1/06.- Avance Social ha tenido que interrumpir su actividad de tertulias conferencias, visitas, etc. ante las limitaciones impuestas por un estado de alarma reforzado, que ha impedido la movilidad de las personas, sus reuniones y que está a punto de finalizar al emitirse el presente número de nuestra revista...


Publicado en el número 24 de 'Somos', de junio de 2020.
* En la sección Pensamos que... (artículo de opinión a modo de editorial).
Editado por la asociación cultural Avance Social.
Ver portada de la revista 'Somos' en La Razón de la Proa.

Otro curso terminado

Otro curso terminado


Aunque de este 2019/2020 hemos perdido su fase primaveral.

Avance Social ha tenido que interrumpir su actividad de tertulias conferencias, visitas, etc. ante las limitaciones impuestas por un estado de alarma reforzado, que ha impedido la movilidad de las personas, sus reuniones y que está a punto de finalizar al emitirse el presente número de nuestra revista.

Desde las pantallas de Somos, desde nuestra página de Facebook y desde todos los medios de los que hemos podido disponer, hemos transmitido nuestra postura ante la calamidad que nos ha afectado como nación, la cual no puede ser sino muy crítica con los poderes públicos a la vista de su gestión y de la forma en que ésta se nos ha presentado.

El Gobierno de España, frente a la amenaza, ha mantenido una actitud meramente reactiva, a remolque de los acontecimientos, carente por competo de la proactividad que ha de ser seña característica de toda función de mando. Y no puede alegar que careciera de información para tomar las decisiones adecuadas en el momento oportuno, ya que no le han faltado avisos ni alarmas previas, procedentes tanto del exterior como de órganos que le son propios.

El por qué no supo, no quiso, o no pudo estar el Gobierno a la altura de los acontecimientos, tendrá que explicarlo y, en todo caso, habrá de responder ante el pueblo español y ante la Historia por lo hecho ante una crisis de semejante entidad.

Sin embargo, mientras ha estado en vigor el estado de alarma, sí ha habido algo en lo que el Gobierno ha actuado con precisión y voluntad férrea: aprovechando la situación, ha fortalecido al separatismo, ha introducido en la Administración a su clientela, ha engrasado las puertas giratorias y está poniendo en marcha experimentos sociales de gravísimas consecuencias esperables, apoyado por los medios de comunicación que domina a base de subvenciones. En definitiva, el Gobierno se está apropiando del Estado y no parará hasta completar su faena.

El transcurso y la vuelta del verano han de proporcionarnos a quienes amamos a España porque no nos gusta, motivos de preocupación por ella y oportunidades de levantar nuestra voz en su defensa.

Ánimo pues y hasta el próximo número.


 

Comentarios