Emilio Álvarez Frías
01:32
09/06/20

La violencia machista, la derecha machista

9/06.- En esas estamos. Como todo es culpa de la derecha también se le adjudica la violencia machista. Lo dicen ellas, las «tías» de la manifestación del 8-M, según el alegre vocabulario de Inés Montero....

Publicado en el Nº 316 de 'Desde la Puerta del Sol', de 9 de junio de 2020.
Ver portada Desde la Puerta del Sol en La Razón de la Proa

La violencia machista, la derecha machista

La violencia machista, la derecha machista

En esas estamos. Como todo es culpa de la derecha también se le adjudica la violencia machista. Lo dicen ellas, las «tías» de la manifestación del 8-M, según el alegre vocabulario de Inés Montero. Y por eso la ministra del ramo las ha largado un buen pellizco de euros en los tiempos de la pandemia, cuando todo era necesario para dotar del material sanitario a quienes empeñan su vida por salvar la de los demás, o para dar de comer a tantos que se han quedado sin trabajo por la incompetencia del Gobierno –con su jefe a la cabeza–, y que tienen que recurrir a la mendicidad para llevar algo de comer a casa, aunque hayan estado ocupando buenos puestos y percibiendo hasta ahora decorosos salarios por su trabajo.

Pero lo de la violencia machista tiene más importancia que la pandemia. Con la pandemia se han encontrado los social-comunistas, pillándolos de sorpresa, y sin duda están haciendo lo necesario para aprovecharlo para la conquista del poder en el que ya se encuentran aunque los cimientos no son absolutamente firmes y sólidos. Pero la violencia machista sí que es un soporte fundamentado en los movimientos internacionales, avalados por magnates que quieren cambiar el mundo, y sobre todo con las «bien pagás» mozas que, como Irene Montero y una buena retahíla que viene chinchando el ambiente desde hace ya algunos decenios. A ello se suman los tontos e imbéciles que las apoyan cuando, ¡majaderos!, si vosotros tampoco os libraréis.

Pero claro, hay que buscar al responsable que cargue con el sambenito sin posibilidad deliberarse del hábito. ¿A quién se puede responsabilizar de violencia machista con más propiedad que a la derecha? Pues ahí están los herejes y sobre ellos hay que echar todos los pogromos que sean necesarios como en la edad media hicieran los puritanos de la inquisición.

¿Cuál es la justificación de que la derecha sea la responsable de que haya individuos salvajes que se metan con las mujeres? –por favor, no tener en cuenta los que violentan establecimientos, queman neumáticos en las calles, matan a otros del mismo sexo por un quítame allá esas pajas, por una deuda de juego, por problemas de drogas. Estos no entran en la violencia machista–.

No está claro, no hay quien lo pueda aclarar, ni siquiera el ministro-magistrado Grande-Marlasca. Si se intentara esclarecer quedarían las «tías» del elenco de Irene Montero un tantico achantadas, arredradas y tendrían que irse escondiendo por las carboneras y otros lugares lúgubres, salvo que hicieran adjuración pública de que han sido unas memas con sus creencias y pensamientos.

Porque yo, que de todo eso no se nada, como de todo lo demás también, en lugar de manifestaciones peligrosas como las del 8-M pediría al INE me facilitara los datos de quienes son los violentos machistas, en qué rama de la violencia han pecado, cuál su procedencia, qué motivos le habían llevado a comportarse con tan desmedida vehemencias, cuál era su entorno, por qué justifica él la acción cometida, etc.

Y, complementariamente, las sentencias de los tribunales respecto a sobreseimiento de las denuncias de violaciones presentadas –que al parecer son un porcentaje elevadísimo, cerca del 90% no deberían haberse tramitado– y cuánto tiempo están en la cárcel la mayoría de los condenados por violencia de «género», pues, después de tantas alharacas de las feministas, probablemente ninguno cumple la condena completa.

Resumiendo: si se empeñan los socialcomunistas y sus compañeras feministas en tratar de insulsos a la derecha, sin cobrar un céntimo por ello, no perderíamos tanto tiempo en el tema; todo lo más recomendar a los cuitados que espabilaran un poco, pues tienen mucho camino por delante hasta conseguir apear del burro a los socialcomunistas, marxistas y demás tropa de la izquierda extremista que nos tienen tan encocorados con sus procedimientos de gobernar, al tiempo que dispuestos a no dejar pasar una, aunque, son tantas las malas acciones que no da tiempo a atender a todas, como podemos ver en la prensa.

Hay que reconocer que el mal gusto prolifera una barbaridad en los tiempos actuales. Basta con ir a la feria ARCO para contemplar las cosas que producen los artistas del arte moderno, o salir a la calle y ver cómo viste gran parte de los viandantes, que hasta olvidan la edad a la hora de ponerse algunas prendas, o incluso a algunos artesanos que se escapan de la tradición, por mor de estar al día o un poco más allá, y hacen cosas como el botijo que traemos hoy. La hechura del mismo es la más habitual, pero su decoración deja mucho que desear. «Ay gente p’ato».


 

Comentarios