Pablo tiró la coleta

16/05.- Con esta decisión ha terminado el descabezamiento de los cinco populistas que, aprovechando el 15-M de la Puerta del Sol hace unos años, montaron un partido político...

Publicado en la revista Desde la Puerta del Sol núm. 455, de 16 de mayo de 2021. Ver portada Desde la Puerta del Sol en LRP. Recibir actualizaciones de La Razón de la Proa.​

Pablo tiró la coleta

Aunque Pablo Iglesias siempre se ha manifestado poco partidario de las costumbres más o menos ancestrales de los españoles, y no digamos de la fiesta de los toros, al dar por finalizada su etapa dentro de la actividad política ha decidido «cortarse la coleta». ¡Oye, y le sienta bien, y da la sensación de estar más limpio y aseado! Incluso el aspecto que presenta ahora lo ha rejuvenecido.

Con esta decisión ha terminado el descabezamiento de los cinco populistas que, aprovechando el 15-M de la Puerta del Sol hace unos años, montaron un partido político para acarrear hasta la piel de toro las andanzas que se traían los bolivarianos por tierras de América. No cabe duda de que se empeñaron con ahínco en tan destacada la labor con la colaboración económica fundamental del venezolano Nicolás Maduro, y la ayuda de Irán, aprovechando la inclinación que había dado a España José Luis Rodríguez Zapatero, y la que montaron los pijos que emponzoñaron la Puerta del Sol con prédicas obsoletas, promesas progresistas inexistentes, tratando de inyectar un virus tramposo y demagógico a quienes siempre esperan salir del hoyo en el que se encuentran.

Pablo Iglesias fue talando las aspiraciones y propensiones de sus compañeros hasta hacerse con el mando supremo de la comuna, a la que llevó dictatorialmente por caminos más bien tortuosos hasta encontrarse situaron en la cúspide ambicionada. Y en ella ha estado hasta que, presumiblemente por ver la descomposición que se estaba produciendo, intentó dar el golpe definitivo, en el que cayó como árbol con carcoma.

Y ahora, ¿qué? Tras la espantada parece tener otros objetivos para sacar adelante sus inclinaciones. Veremos. Pero si va a ejercer de ciudadano normal y corriente, ¿seguiremos manteniendo la custodia de su casoplón a base de Guardia Civil, o los miembros de la benemérita volverán a sus ocupaciones anteriores? ¿Y qué remuneraciones recibirá por no hacer nada? ¿Como un desocupado ERE o ERTE, o recibiendo el subsidio de desempleo?

En resumidas cuentas, ha dejado el camino abierto a Pedro Sánchez para que haga una limpieza en el Gobierno, aunque le haya clavado de vicepresidenta a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con la intención de esta chica tan despierta y dicharachera llegue a la presidenta del Gobierno. ¡Aviados estamos si lograran esa apetencia!

Ahora que se habrá dado cuenta de lo a gusto que se va con el pelo corto, lo sencillo que es peinarse, sin tener que estar permanentemente pendiente de la coleta o el moño, no estaría de más que recomendara a su amigo Alberto Rodríguez, número tres de Podemos, que se cortara el pelo y adecentara la cabeza como lo ha hecho él, pues representaría más decentemente a sus votantes cuando aparezca por el Parlamento; y no estaría tan mal visto por los magistrados del Tribunal Supremo cuando declare por el presunto delito de atentado contra la autoridad durante la manifestación del año 2014, ¡qué ya está bien!

No nos cansamos en repetir que somos gente con esperanza. Y de la misma forma que tenemos la esperanza de poder beber de este botijo que nos hemos encontrado andando por Almería, chaparro él, con diferente bocas para rellenar o beber, con decoración granadina, tenemos esperanza de que, no tardando mucho, los buenos vasallos encuentren un buen señor; o varios que por eso no vamos a discutir; o señora, que no somos sexistas, sino todo lo contrario, pues no han sido pocas las que han sabido arremangarse las enaguas para toma las medidas necesarias.


P.D.: En este domingo hemos preferido ofrecer a nuestros lectores unos cuantos artículos interesantes que se podrían perder de seguir la tradición de tocar en el Día del Señor los temas de la memoria histórica y democrática.
Comentarios