EDITORIAL. TROCHA Nº 215. JUNIO. 2020

'No presenciales', pero camaradas

Camaradería es hermandad, como dice la Promesa, y en franca hermandad volveremos a reunirnos, a salir a la montaña, a debatir y a compartir el pan y la sal, cuando las duras circunstancias que vive el mundo lo vayan permitiendo. El llámame camarada de la canción no queda anulado por el maldito coronavirus.

Publicado en el núm. 215 de 'Trocha', de Junio de 2020.
Editado por Veteranos OJE - Cataluña.
Ver portada de Trocha en La Razón de la Proa.

'No presenciales', pero camaradas

No presenciales, pero camaradas

Como todos sabemos, camarada viene de cámara, es decir, del hecho de compartir habitáculo una serie de personas unidos entre sí por esta razón. De ahí se deriva el rasgo de compartir, y se eleva de lo material a lo ideal; son camaradas quienes comparten unos valores y unos ideales, y, por tanto, están empeñados en la misma lucha por conseguirlos.

En nuestro caso, esta identificación como camaradas procede de una triple condición: un modo de pensar determinado, un modo de ser en consonancia con lo anterior y una aplicación en el servicio de manera real, no meramente teórica.

La camaradería se mantiene mientras se cumplen estos tres requisitos, y puede derivar a una simple relación amistosa, a una simpatía mutua o a un mero compañerismo si falla ese cumplimiento por ausencia notoria de una de las tres condiciones. Por supuesto, la camaradería no exige en absoluto proximidad física o cercanía geográfica, pues se mantiene a pesar de las distancias en el espacio o en el tiempo.

Todo esto se está comprobando con estos tres largos meses de aislamiento forzoso (o, como dice el genial Enrique de Aguinaga, de reclusión). Hemos debido suspender o aplazar nuestras actividades habituales, se han anulado de momento conferencias, charlas y debates, incluso el encuentro y cena de cada viernes. A la fuerza ahorcan…

Pero no han faltado, en contraposición, las llamadas telefónicas para interesarse por el otro, los wasaps, los chats, incluso las videoconferencias. Y, como una prueba más, TROCHA ha seguido publicándose sin interrupción y llegando, vía telemática, a todos los camaradas, para compartir recuerdos, ilusiones, conocimientos, información y formación.

Y muchos, con motivo de San Fernando, hemos formulado el Sí, prometo en grabación de móvil por si quedaba alguna duda…

Camaradería es hermandad, como dice la Promesa, y en franca hermandad volveremos a reunirnos, a salir a la montaña, a debatir y a compartir el pan y la sal, cuando las duras circunstancias que vive el mundo lo vayan permitiendo. El llámame camarada de la canción no queda anulado por el maldito coronavirus.

 

Comentarios