HOMENAJE

Mi adiós a un veterano de la OJE: José Reguero Fernández

Veterano de la Organización Juvenil Española, jefe de campamento, titular de la “F” de oro de la OJE…, pero, sobre todo, gran amigo de los que lo conocieron. Pepe Reguero seguirá viviendo en la memoria de muchos. Desde aquí ofrecemos una sencilla oración campamental.


Publicado en la versión digital de Trocha
Editado por Veteranos OJE - Cataluña.
Ver portada de Trocha en La Razón de la Proa.

Mi adiós a un veterano de la OJE: José Reguero Fernández

Mi adiós a un veterano de la OJE: José Reguero Fernández


Muy recientemente, y de manera fortuita, he sabido del fallecimiento de mi camarada de la OJE Pepe Reguero Fernández, de Canarias. Le conocí en la época que yo ocupaba el puesto de presidente territorial de la OJE en Cataluña, a mediados de los años noventa; aunque no recuerdo si fue en un campamento nacional o en alguna de las múltiples reuniones y actividades que se realizaban. Lo cierto es que pronto hicimos buenas migas, pues ambos éramos de quintas muy próximas.

Pero, sobre todo, la amistad se fraguó por la gran coincidencia que hubo a la hora de enjuiciar y valorar la vida corporativa de la OJE y los planes de futuro que, entonces, se elaboraban. Pepe tenía las ideas muy claras sobre los pasos que se debían dar para caminar hacia ese futuro. En ello teníamos ambos nuestros principales motivos de diálogo que, por cierto, nos llevaba bastante tiempo ocupados.

Mi buen camarada ya me había insistido, durante nuestras conversaciones, para que visitase su querida isla de Gran Canaria. Él tenía ilusión de que yo conociera esa tierra y, por supuesto, los hogares juveniles y el emplazamiento campamental de Tamadaba.  Al fin nos pusimos de acuerdo y, mediante un viaje en avión, me planté en la isla. Él me estaba esperando en el aeropuerto y me ofreció alojamiento en su propia casa. Estuvimos conviviendo durante una semana.

Cada día hacíamos alguna pequeña excursión, visitando lugares pintorescos y otros de carácter histórico. También me presentó a un grupo de camaradas veteranos de la OJE que habían creado la asociación Tamadaba, la cual se fundó para mantener viva la amistad forjada durante la infancia y juventud de sus miembros y, por supuesto, para ayudar a la Organización.

Un buen día se encargó de hacer las oportunas gestiones para trasladarnos, en avión, a visitar la isla de Lanzarote, donde fuimos atendidos muy amablemente por el entonces jefe insular de la OJE. Visitamos el Hogar Juvenil de Arrecife y muchas otras cosas de interés, pero, lo que me llamó la atención, fue la deferencia con que le trataban a Pepe sus camaradas.

Bien cierto que desde que nos conocimos surgió una buena amistad, pero, a partir de esos días de convivencia, ésta se fortaleció y, desde entonces, siempre mantuvimos una esporádica relación epistolar, solo interrumpida, en estos últimos años, por razón de su internamiento en una residencia por causas de salud. Ello fue motivo que me llevó a preguntar, siempre que coincidí con veteranos canarios, por su salud y, por supuesto, a transmitirle mis gratos recuerdos y un fraternal abrazo. Estoy convencido de que mis camaradas canarios lo hicieron.

Veterano de la Organización Juvenil Española, jefe de campamento, titular de la “F” de oro de la OJE…, pero, sobre todo, gran amigo de los que lo conocieron. Pepe Reguero seguirá viviendo en la memoria de muchos. Desde aquí ofrecemos una sencilla oración campamental.

 

Comentarios