ENTREVISTAS

En la OJE aprendimos valores que nunca deberían caducar.

Jesús Dolado: «Sin duda, el mayor activo de la OJE es su Promesa, ella justifica el legado de “nuestros mayores” y nos une a los que fuimos su pasado con los que construyen su presente y así debería ser con los que labraran su futuro».


Publicado en el núm. 220 de Trocha, de diciembre de 2020. Editado por Veteranos OJE - Cataluña. Ver portada de Trocha en La Razón de la Proa. Recibir actualizaciones de Trocha.

En la OJE aprendimos valores que nunca deberían caducar.

«Me crie entre uniformes que con el paso de los años 'heredé', siendo el germen de nuestra colección» ━dice Jesús Dolado━, antiguo miembro de la OJE de Madrid, promotor del coleccionismo militar y fundador de la asociación Retógenes.

Huérfano de divisionario, participó en innumerables actividades con marcada predilección por las de aire libre, construcciones rústicas y espeleología

Los biólogos dicen que todos somos fruto de dos factores: nuestra herencia y nuestras capacidades y esfuerzo personal. Y en Jesús Dolado queda fehacientemente acreditada la concurrencia de ambos. Vio la primera luz en Segovia en diciembre de 1959 en el seno de una familia militar y fue el quinto de siete hermanos nacidos por toda la geografía española. Su padre unía a su condición de comandante del Cuerpo de Intervención las de combatiente en la División Azul (en la que se alistó con 17 años) y fundador del SEU, en el que ingresó, con apenas 12 años, en octubre de 1935.

Su fallecimiento, cuando el mayor de los hermanos de Jesús contaba 12 años y la pequeña apenas unos meses, motivó el desplazamiento de Sevilla a Madrid y el ingreso en los Colegios de Huérfanos de Oficiales del Ejército en los que los siete, como “pínfanos” o “cristinas”, culminaron los estudios, pasando unos a la Universidad y otros a la Academia General Militar.

Jesús, que está casado y tiene dos hijos varones, compaginó la docencia con la consultoría de empresas hasta que, en 2007 y a causa de una importante lesión, pasó a la condición de pensionista. Pero tal cual el mismo dice: 

«Como Dios escribe con renglones torcidos lo que me quitó en salud me lo devolvió en tiempo y pude entonces dedicarme a mi gran afición, la historia militar española que me llevó, junto a mi primo Eduardo, (también antiguo miembro de Chamartín), a fundar la asociación Retógenes, Amigos de la Historia Militar, con más de 20 años de camino a sus espaldas. Afición que compagino, desde hace casi cuarenta años y dentro de las posibilidades que mi lesión me permite, con la práctica del Karate-Do en la que ostenta el grado de 5º dan habiendo tenido como maestro a un entrañable camarada, el Sensesi Daniel Ribé».

Esta apasionante peripecia familiar y personal se une a la vivió durante muchos años en la OJE.

¿Cuándo ingresaste y qué te llevó a hacerlo?

━Pisé el Hogar por primera vez en diciembre de 1969 si bien me encuadré en 1970. Aquel verano vi como mis amigos de Navaleno, pueblo soriano al que mi familia está muy ligado, se iban al campamento Calatañazor. La imagen de verlos marchar cantando y montados en una camioneta que iba recogiendo flechas de otros pueblos y el empujón de un buen amigo de mi barrio que nos animó a fundar una escuadra fue el inicio de la aventura.

¿A qué hogar, círculo, grupo juvenil o unidad estuviste adscrito y en qué localidad?

━Entre en la Escuadra Orisón de la Centuria Alejandro Salazar del Circulo Hernán Cortes del Distrito de Chamartín.

¿Qué tipo de actividades realizaste?

━Hasta el año 1985 que realice mi última actividad, pierdo la cuenta del número de campamentos, albergues o marchas en los que participé. Tuve predilección por el aire libre, las construcciones rústicas y la espeleología, pero si con una me tuviera que quedar creo que sería con mi curso de jefes de centuria, XVII Promoción, que durante el curso 75/76 realicé en el Centro Juvenil de Capacitación de Madrid.

¿Participaste en actividades nacionales o internacionales?

━Si mi memoria no me traiciona, en el curso nacional de espeleología en Valporquero (1978), curso de jefes de campamento en Covaleda (1979), instructor en el curso de jefes de acampada en los Palancares (1980) y jefe de actividades en el curso de jefes de campamento en La Vecilla (1981).

¿Ejerciste algún tipo de mando o responsabilidad?

━Sí, jefe de escuadra, de centuria, de círculo (hoy grado), jefe de unidad en el curso de mandos, jefe de campamento o dirigente en el Hogar de Chamartín.

¿Te has encontrado en su vida personal o actividad profesional posterior con otros antiguos miembros de la OJE?

━Con muchísima frecuencia, y siempre para bien.

¿Mantienes relación con algunos de los amigos y compañeros de entonces?

━Si, con casi todos con los que compartí mi etapa de mando y dirigente en el Hogar de Chamartín. Como miembro de la Hermandad Doncel con buena parte de los antiguos miembros de la OJE de Madrid.

¿Cuál es tu mejor recuerdo de la OJE?

━Hablar de uno en concreto sería imposible. Lo mejor lo que en ella aprendí junto con los cientos de camaradas a los que conocí.

¿Crees que la OJE, con su mismo ideario y fines, sigue manteniendo su vigencia para la juventud española del siglo XXI?

━Sin duda que el mayor activo de la OJE es su Promesa, ella justifica el legado de “nuestros mayores” y nos une a los que fuimos su pasado con los que construyen su presente y así debería ser con los que labraran su futuro. En ella aprendimos valores que nunca deberían caducar (amar, servir, hacer, recordar, vivir, defender, afirmar, mantener, honrar y perseverar), y que cualquier intento de cambio supondría no solo renunciar a su pasado sino, con toda seguridad, a su futuro.

Hablemos algo de tu actividad actual en el campo del coleccionismo de la vexilología y uniformidad militar ¿Cómo surgió tu interés por estas materias?

━El coleccionismo es solo una anécdota dentro de los objetivos que nos marcamos en la asociación Retógenes que se justifica en el afán de dar a conocer la historia militar española. Me crie entre uniformes que con el paso de los años “heredé” siendo el germen de nuestra colección. La trasmisión familiar, la donación o la compra hicieron con el tiempo que Eduardo y yo atesoremos hoy más de 300 uniformes, algunos con más de 250 años de antigüedad. No puedo olvidar mi pasión por los soldaditos de plomo a los que dedique muchas horas de mi vida. Tengo el honor de poseer varios premios Ejército en esta modalidad y de haber sido jurado del mismo los últimos ocho años.

¿Hay muchas personas interesadas en este tema? ¿En España o en otros países?

━Si nos referimos al ámbito de la conocida como “cultura de la defensa” son muchas las personas y asociaciones que existen en España. La asociación Retógenes fue una de las pioneras.

¿Qué tipo de objetos coleccionas y cómo sueles localizarlos? ¿Existe un mercado de intercambio o de compra y venta?

━Ciñéndonos en el campo específico del coleccionismo militar las piezas aparecen donde menos te lo puedes esperar. En España hay muy buenas colecciones particulares por lo que, la competencia para adquirir algunas piezas es muy grande. Son varias las tiendas y portales de internet especializadas en el tema. En este sentido hay que destacar la labor realizada por la Fundación Don Rodrigo con su feria de coleccionismo militar No solo Militaría, lugar obligatorio donde nos juntamos todos los “frikis” de este tipo de coleccionismo.

¿Has reunido muchas piezas? ¿Podrías destacar algunas de las significativas y/o importantes?

━A diferencia de otras colecciones que buscan piezas muy exclusivas de generales o de destacados oficiales nosotros hemos dado prioridad a las prendas usadas por el soldado.

Parece que este material te ha dado pie para montar un museo o colección tematizada ¿Dónde se encuentra? ¿Es posible visitarlo?

━En la actualidad estamos montado la sala histórica de la asociación Museo de la Bandera que cuenta con casi dos mil metros cuadrados, y que tendrá una parte dedicada a la historia de la O.J.E. Con el Ejército de Tierra en varias salas históricas en las que tenemos depositados buena parte de nuestra colección.
━ Está ubicado en Navaleno, un bello pueblo de la provincia de Soria.


Más información sobre el museo de historia militar promovido por la asociación Retógenes.


El museo ocupa la nave de la imagen, anteriormente dedicada a la exposición de muebles.

Comentarios