La Razón de la Proa

EFEMÉRIDES DE NOVIEMBRE

20-N. Huellas e impronta.

El 20 de noviembre de 1936, muere fusilado José Antonio Primo de Rivera, a los 33 años de edad. En su testamento dejó constancia de su deseo: «Que sea la mía la última sangre española vertida en discordias civiles».


Publicado en el antiguo blog de Trocha. Editado por Veteranos OJE - Cataluña.
Ver portada del actual Trocha en La Razón de la Proa.

Un joven 'explorador' parece observar con curiosidad la presencia de José Antonio Primo de Rivera, el joven es él mismo cuando formaba parte de los Exploradores de España, en 1918. La escena se ha ubicado imaginariamente junto a los monolitos del campamento Raso de la Nava, de Covaleda (Soria).
Un joven 'explorador' parece observar con curiosidad la presencia de José Antonio Primo de Rivera, el joven es él mismo cuando formaba parte de los Exploradores de España, en 1918. La escena se ha ubicado imaginariamente junto a los monolitos del campamento Raso de la Nava, de Covaleda (Soria).
20-N. Huellas e impronta.

20-N. Huellas e impronta


La Promesa de la Organización Juvenil Española (OJE) contiene una síntesis de los valores esenciales del pensamiento de José Antonio Primo de Rivera, tal como afirmaba aquel inicial Plan de Formación de los años 60.

Si pasáramos una encuesta a una muestra de jóvenes españoles sobre quién fue un tal José Antonio Primo de Rivera, posiblemente los que nos definimos ⎼a falta de mejor concreción⎼ como joseantonianos quedaríamos algo apenados, pues solo un pequeño porcentaje acertaría a dar algunos datos, casi todos ellos superficiales, anecdóticos o errados, cuando no tópicos.

No importaría si estos jóvenes, elegidos aleatoriamente, fueran o no afiliados a la OJE, y mucho me temo que el resultado no diferiría del obtenido por el resto de los encuestados.

Ahora bien, si a estos afiliados en concreto les preguntáramos acerca de su grado de aceptación de un conjunto de valores, las conclusiones podrían ser mucho más satisfactorias.

¿Y qué valores expondríamos a su aquiescencia? Me voy a permitir enumerarlos de una forma casi exhaustiva: la religiosidad basada en el amor a Dios y a la coherencia entre la creencia y los actos; un patriotismo español, descrito con las notas de unidad entre las tierras y los hombres de nuestra patria, universalidad y amor crítico con afán de perfección y rebeldía; el servicio como norma de conducta; la aspiración a una justicia y a una libertad profundas; la reivindicación de la propia juventud como motor y, al tiempo, reconocimiento a la experiencia; la valoración del trabajo y el estudio como aportación al bien común; una actitud de concordia con respecto al pasado histórico y admiración, en palabras y en hechos, por quienes se sacrificaron por una patria y una sociedad mejores.

Pues bien, como todos habrán reconocido, este es el contenido de la Promesa de la OJE y también una síntesis de los valores esenciales del pensamiento de José Antonio, tal como afirmaba aquel inicial Plan de Formación de los años 60.

Pero aún hay más: si a esa muestra juvenil de nuestra encuesta le preguntáramos sobre su evaluación acerca de una persona que intentó que su vida y su propia muerte fueran coherentes con estos ideales y valores, que fue capaz de renunciar a la comodidad y que mantuvo una actitud de elegancia espiritual en su conducta con las miras puestas en un imperativo poético y no mercantilista, es seguro que todos los interrogados al respecto apostarían por ese arquetipo de ejemplaridad; no hay ni que decir acabamos de definir, en pocas palabras, la trayectoria vital de aquel joven abogado llamado José Antonio.

Valores que presiden una vida y se predican a los demás y ejemplo real de una actitud congruente con ellos: ¿qué mejor guía para quienes entienden que su juventud constituye una exigencia y no un privilegio?

No importa, por lo tanto, que se desconozcan de momento nombre y apellidos, por ayuno quizás de conocimientos suficientes de la historia. Lo esencial de esa persona está viva y presente en nosotros.

Manuel Parra Celaya


En la imagen de cabecera se han reunido varios de los monolitos que han ido esculpiéndose a los largo de los años por jóvenes acampados de la OJE, en el campamento Raso de la Nava, de Covaleda (Soria). Tras uno de esos monolitos aparece la imagen de un scout, se trata del joven José Antonio Primo de Rivera, cuando formaba parte de los Exploradores de España, en 1918. Parece mirar con curiosidad la figura del hombre que, no muchos años después, inspiró a tantos jóvenes en España.

El texto corresponde a unos versos del himno de la Academia Nacional de Mandos "José Antonio" El dardo vivo de un quehacer (1947).
Para escucharla / Ver la letra


Para saber más



1/01/1935.- José Antonio Primo de Rivera graba una reflexión política para su difusión nacional e internacional (fue grabado en español, inglés y francés).


Programa Tiempos Modernos, del canal de TV Intereconomía, sobre el fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera.


Una de las canciones de la ópera rock Líder, dedicada a la vida de José Antonio, interpretada por el grupo musical Jarcha.

Comentarios