ENTREVISTA | SOMOS

Fausto Heras: "El sistema de autonomías ha servido para diluir la idea de España"

Entrevista a Fausto Heras, presidente de Avance Social
​Publicado en la revista digital Somos”. Núm. 12, de abril 2019
Editado por la asociación cultural Avance Social.
Ver portada de Somos en La Razón de la Proa.

2019-04-entrevista-fausto-heras-750x420-op
Fausto Heras
Fausto Heras: "El sistema de autonomías ha servido para diluir la idea de España"

Hablamos con Fausto Heras, presidente de Avance Social.

En el sexto aniversario de la asociación y el primero de esta revista que usted tiene entre sus manos. La ocasión, cercana a dos elecciones que posiblemente sean las más emocionantes desde el proceso denominado Transición, merece hablar del contexto en el que sendos aniversarios se sitúan. Heras trata el devenir de Avance Social en los años que se vienen en una España con claroscuros. ¿Estamos inmersos en un proceso de recuperación nacional o es el coletazo del pez antes de morir?


Sexto aniversario de Avance Social y un año de la revista “SOMOS”. ¿Cuáles son los mayores logros de la asociación?

  • Hemos demostrado ser capaces de aprovechar nuestros escasos medios para conseguir un alto nivel de cumplimiento de los objetivos de la asociación.
  • La práctica totalidad de las actividades planificadas (tertulias, conferencias, presentaciones, visitas culturales, y viajes) se han hecho realidad.
  • Hasta ahora, el logro mayor puede condensarse en una sola frase: “Lo que se ha previsto, se ha hecho”.
  • Precisamente la revista “Somos”, tras un año de existencia, es un logro consolidado que puntual y mensualmente hemos venido haciendo llegar a nuestros asociados y amigos.
  • En breve publicaremos la memoria de actividades de AVANCE SOCIAL correspondiente a 2018, donde se refleja detalladamente lo realizado. Las cifras que en ella se recogen dan idea de nuestra capacidad de acción y del esfuerzo realizado.

¿Y los retos a los que se enfrenta en los años venideros?

  • Hemos de incrementar nuestra base de asociados, implicando a cada vez más personas en nuestro quehacer.
  • Y aquí hago un llamamiento a quienes recorran estas pantallas: para afrontar nuevos retos, AVANCE SOCIAL necesita que nuestros asociados y amigos aumenten su implicación, más allá del pago de cuotas y de la asistencia a las actividades que se plantean desde la Junta Directiva.
  • Sabemos del gran caudal de creatividad que nuestros asociados atesoran y hemos de conseguir que lo aporten.
  • Otro reto que queremos afrontar es la colaboración, en ambiente de total respeto para la autonomía de cada uno, con otros grupos y entidades que persigan fines semejantes y complementarios con los nuestros.

En Avance Social se da espacio a todo tipo de ideas. ¿Hace falta diálogo en España? Si es así, ¿es todo dialogable?

  • Pues, sí. Todo es dialogable en el plano teórico. Si entendemos por diálogo escuchar a la otra parte, reconocer lo correcto de sus planteamientos y hacer lo posible por acercarlos a los nuestros, estamos actuando de forma racional.
  • Pero no nos engañemos, a diario vemos cómo las exigencias de diálogo encubren la intención de aplastar la postura del de enfrente.
  • Basta contemplar algún espacio televisivo donde se debaten ideas contrarias para comprobar hasta qué punto esto es así.
  • En todo caso, los principios propiamente dichos no admiten diálogo, so pena de incurrir en aquello de Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan no importa, tengo otros”.

Cada español ha de sentirse parte de una comunidad que le exija responsabilidades y le proteja frente al abuso y la injusticia

¿Cómo ve usted el panorama político?

  • Como un cenagal por el que España y los españoles corren agotados y sin rumbo, con el correspondiente agotamiento y desperdicio de fuerzas. Poco o nada cabe esperar de los factores que nos han traído hasta aquí para recuperar fuerza y rumbo.

¿Cómo se posiciona la asociación ante las próximas elecciones generales que pueden entenderse como un referéndum por la unidad nacional?

  • Pues, simplemente, con la exposición literal del punto 3) de las  ́Bases Ideológicas” de AVANCE SOCIAL: “La actual organización del Estado no responde a los intereses de España. El sistema de autonomías ha servido para diluir la idea de España en la pequeñez traidora y suicida de los separatismos locales. Nuestra vigente organización estatal es contraria al sentido común y a una visión seria y eficiente de los que debe ser un estado. Es necesario desmontarla para que los esfuerzos de todos se orienten a un fin único”.

Claro y conciso. Sea cual sea el resultado, ¿cuáles serían, según su parecer, las líneas que deben trabajarse?

  • *Recuperación por el Gobierno de España de las competencias cedidas a CC.AA. que las utilizan como instrumento de egoísmo y arma contra unidad: Enseñanza, Justicia, Hacienda, Sanidad, de forma que los españoles seamos iguales efectivamente ante la Ley, no efectivamente desiguales en función de la Comunidad Autónoma de residencia.
  • *Modificación de la Ley Electoral, para que todos los votos de los españoles tengan el mismo efecto, independientemente de su circunscripción electoral del votante.
  • Para empezar, un empeño ímprobo que no termina en dos días, pero estas son, en mi opinión, las líneas a trabajar frente a los intereses que se benefician del presente estado de cosas, al que, si hemos llegado, no ha sido por casualidad sino por frío cálculo. El enemigo es poderoso.

Los resultados de las inminentes elecciones al Parlamento Europeo (...) pueden deparar la paradoja de que el órgano representativo de los europeos se llene de euroescépticos”

A pesar de la crispación partidista, una cosa impensable hasta hace nada como era el patriotismo, está resurgiendo. Parece que los próximos años serán buenos para todo lo relacionado con el ensalzamiento de valores como la patria y el honor. ¿Hay un atisbo de luz cuando muchos pensábamos que todo estaba perdido o es el coleteo del pez antes de morir?

  • Siempre es bueno que las personas busquemos agruparnos en torno a los principios que consideramos inmutables y que a  veces parecen olvidados. Los símbolos, la Historia, la tradición, han de sentirse y razonarse.
  • Si no nos consideramos parte de una patria, de una unidad de destino para todos, ¿a qué quedamos reducidos?
  • Precisamente a lo que el poder mundialista pretende: a un conjunto de corpúsculos inconexos que busca la satisfacción de las necesidades y ocurrencias de cada uno por separado y que tiene el “inmenso privilegio” de elegir periódicamente a los vicarios en España de tal poder.
  • Buena es la eclosión de banderas y sentimientos patrióticos, pero eso sí, sin olvidar que la Patria ha de tener un fundamento social, o se convierte en una hueca utopía.
  • Cada español ha de sentirse parte de una comunidad que le exija responsabilidades y le proteja frente al abuso y la injusticia.
  • He conocido alguno que hace ostentación de colores nacionales en pulseras y cuellos y que tiene sus intereses económicos radicados en Gibraltar.

Pensando en las elecciones europeas, ¿más Europa o más Unión Europea? ¿Una cosa es opuesta a la otra?

  • Aquí he de recordar a Charles de Gaulle cuando clamaba por la Europa de las patrias. A estas alturas las naciones europeas ya deberían estar vacunadas contra el individualismo nacionalista. Europa unida, pero no para hacer la voluntad de la plutocracia.
  • En cuanto español que deplora la cesión, por debajo, de competencias a las CC.AA. y, por arriba, de soberanía a organizaciones supranacionales, creo que hay que establecer un concepto de Europa que vaya más allá de dar hegemonía entre los demás a Francia y Alemania para evitar que lleguen a las manos otra vez, como hicieron tres veces entre 1870 y 1940.
  • Esta Unión Europea ya ha dado suficientes ejemplos de incoherencia como para no discutirla y no ver que tras la salida del Reino Unido -de una u otra forma- y tras la abierta rebeldía de Italia y de los países del llamado Grupo de Visegrado, quedan en entredicho sus principios considerados inamovibles.
  • Los resultados de las inminentes elecciones al Parlamento Europeo de esta primavera, pueden deparar la paradoja de que el órgano representativo de los europeos se llene de euroescépticos.

¿Qué espacio le quedará a la sociedad civil en una sociedad cada vez más masificada en términos orteguianos?

  • El espacio de los inasequibles al desaliento, de quienes “allí donde estén crean y esperen”, por oscura que sea la noche.
  • En el seno de tal sociedad civil ha de haber personas, grupos, entidades que se organicen para negar el dogma de lo definitivo e insuperable del estado de cosas actual.
  • Hay vida inteligente fuera del dogma y es imperativo que se manifieste.
Comentarios