NUESTRA MEMORIA

Eran tres centurias, 'Azul', 'Roja' y 'Amarilla'

En julio del treinta y seis, la Falange catalana está sumida en un auténtico caos, los enlaces con el Ejército no se mantienen por los jefes naturales, la división interna impide la normal organización,​...


Trabajo publicado por Juan Manuel Cepeda en su página personal, el 8 de agosto de 2020. Enmarcado en su proyecto "Memoria Azul"

Eran tres centurias, 'Azul', 'Roja' y 'Amarilla'

La Falange catalana en armas: las tres centurias "incompletas" de la Primera Línea de Barcelona.


En el mes de mayo de 1936, José Antonio ordena a Manuel Hedilla que se traslade a Barcelona para que le informe sobre la situación de la Falange catalana. El panorama con el que se encuentra Hedilla no puede ser peor, los antiguos jonsistas al mando de José María Poblador por un lado, por otro Roberto Bassas (jefe territorial) y José Rivas (jefe local de Barcelona) en total enfrentamiento con el consejero nacional y jefe de la CONS (Central Obrera Nacional-Sindicalista), Luys Santa Marina. Al final Hedilla logra imponer la unidad, aunque de forma artificial, las rencillas personales no se han olvidado.

En julio del treinta y seis, la Falange catalana está sumida en un auténtico caos, los enlaces con el Ejército no se mantienen por los jefes naturales, la división interna impide la normal organización, hasta el punto que Roberto BassasJosé Rivas se niegan a apoyar el alzamiento militar contra el Gobierno del Frente Popular y es por ello que Santa Marina de motu proprio se erige en jefe de la Falange en Cataluña. Nombra a José María Poblador como jefe de Milicias y a Martin Busutil como lugarteniente de Poblador.

A última hora, y casi improvisando, reestructuran la Primera Linea de las milicias falangistas de Barcelona, las "tres centurias incompletas", como después las llamó Santa Marina: la Azul, la Roja y la Amarilla.

2020-08-10-azul-roja-amarilla-5x
Ejemplar de pasquín lanzado en Barcelona antes de la guerra


Esta es la historia de las tres centurias y de sus jefes.


  • José Fernández Ramírez, jefe de la Centuria Azul.

Vieja Guardia de la Falange catalana, de la cual era fundador, en la que ingresó en 1933, con 21 años, estaba casado y era profesor.

En julio de 1936 se le encarga, por el nuevo jefe provincial de Milicias, José María Poblador, la creación y mando de la tercera centuria de la Primera Línea de Barcelona, llamada Azul (las otras dos se llamarían Amarilla y Roja). Encuadra aproximadamente a más de ochenta camaradas y sus puntos de actividad y concentración se encontraban en el Palacio del Cinema, plaza de Urquinaona, Centro Andaluz, plaza del Duque de Medinaceli y Rambla Volart.

Nombró jefes de falange a los camaradas Francisco Saenz Iñigo, Manuel Izquierdo Coronil y Florencio Morales Ramón.

El 18 de julio de 1936, sobre las 6 de la mañana, José es detenido y apaleado, pues querían sacarle información sobre los planes de la Primera Linea de Barcelona en relación al alzamiento, lo que no consiguieron (la Falange de Barcelona desconocía totalmente la fecha del alzamiento militar) siendo puesto en libertad sobre las 7 y media de la tarde. Una hora después, recibió una orden del subjefe provincial de Milicias, el camarada Santiago Martín Busutil, para que concentrara a toda la centuria por la noche en el Canódromo Kennel, para posteriormente dirigirse de madrugada al cuartel de Pedralbes y unir sus fuerzas al Ejército.

Al no tener instrucciones previas y ser fin de semana, envió a los enlaces Cándido Magdaleno, Julio Montaner, Jose María del Pulgar y Demetrio Rodriguez para que avisaran y localizaran a todos los camaradas que pudieran concentrarse. Consiguieron reunir a unos cuarenta camaradas, siendo detenidos dos de ellos a la salida del canódromo y consiguiendo entrar en el cuartel de Pedralbes los restantes.

José, como jefe de la Centuria Azul, junto con los 38 camaradas reclutados se presentaron al entonces jefe de las milicias falangistas de Barcelona, Luys Santa Marina, y al jefe militar, comandante López Amor, iban todos vestidos con la camisa azul y les entregaron guerreras del ejercito. A las 4 de la mañana del 19 de julio salen del cuartel por la carretera de Sarriá hacia la plaza de la Universidad en donde defendieron la misma gran parte de la Centuria Azul y fuerzas militares, otros camaradas de la centuria también lucharon en el Hotel Colón y en la plaza de Cataluña.

En la plaza de la Universidad, en combates contra milicianos de la FAI, se distinguieron los hermanos Alegret, Mariano Barberan, Eduardo Isvar, Luis Pastor y Víctor Martín entre otros.

Sobre las 4 de la tarde llegaron fuerzas de la Guardia Civil al mando del coronel Escobar, que tras dialogar con el comandante Gispert, que mandaba a los alzados, consiguieron su rendición ante la oposición de las fuerzas falangistas. En ese momento algunos camaradas fueron detenidos y posteriormente fusilados, y otros huyeron.

El jefe de la Centuria Azul fue detenido y le trasladaron al cuartel de la calle del Consejo de Ciento, del que logró escapar y esconderse en la ciudad hasta el 20 de mayo de 1937, momento en que pudo evadirse a la zona nacional, logrando sobrevivir a la Guerra Civil.

Caídos de la Centuria Azul

Cándido Magdaleno. Julio Montaner. Jose Maria del Pulgar. Manuel Alegret. Federico Alegret. Eduardo Cassou. Juan Oliver. Augusto Castro. Ricardo Fernández. Antonio Rigot. Alfredo Comes. Rogelio Ruíz. Antonio Díaz. Eugenio Sanz. ¡Presentes!

De todos los falangistas que se alzaron el 19 de julio en Barcelona, al acabar la guerra solo sobrevivieron 54, entre ellos el jefe de la Centuria Azul.




  • Fernando García Teresa, jefe de la Centuria Roja.

Fernando, con 24 años, fue fundador de la Falange barcelonesa en 1933, junto con los camaradas Armenteros, Lupo y Fernández Ramírez. Estaba casado y era periodista.

Fernandez Ramírez creó la primera unidad de Milicias o Primera Linea en Barcelona denominada Escuadra Roja a la que pertenecieron los camaradas Campos Martínez, Guillermo Labroschini, Tomás Martínez, Manuel López y Angel Sáenz de Inestrillas, todos ellos futuros mandos de las tres centurias: Azul, Roja y Amarilla, que formaron la Primera Linea de la Falange de Barcelona antes del inicio de la Guerra Civil.

García Teresa realizó gran proselitismo en la barriada del paseo de San Juan, en donde consiguió la afiliación de muchos militantes con los que se formó la Centuria Roja (como segunda centuria de la Primera Linea barcelonesa), teniendo bastantes enfrentamientos con fuerzas de izquierdas.

El 17 de julio de 1936, por la tarde, y cuando Fernando volvía a su casa, contactaron con él diversos camaradas, pidiéndole información sobre el alzamiento, del cual en esos momentos la Primera Linea de Barcelona carecía de cualquier tipo de órdenes. Ante esta situación, Fernando, en compañía de Armenteros, Rufasta y Carreras, se personaron en el domicilio de Luys Santa Marina, que entonces mandaba la CONS en Barcelona, quien les dijo que tampoco sabia nada.

Al poco tiempo Fernando recibe una llamada de Santiago Martin Busutil, que era el subjefe provincial de Milicias, para que al día siguiente se concentraran en el Canódromo Kennel, que se encontraba situado en la carretera de Sarriá, para luego dirigirse al cuartel de Pedralbes, y ponerse a las ordenes del Ejercito con la consigna "Fernando. Furriel. Ferrol".

Logran llegar a los citados cuarteles en la madrugada del día 19 de julio, son menos de 100 camaradas, les arman y forman en el patio cantando el Cara al sol. Los efectivos de la Centuria Roja se dividen y combaten en la Universidad, el Hotel Colón y el Casino Militar. Es cuando Fernando se encuentra luchando en el Hotel Colón, el jefe militar al mando ordena la rendición de la tropa, ante las protestas de los falangistas.

En ese momento, Fernando cambia su ropa militar con la de un huesped del hotel y logra escapar, introduciéndose en un vapor con destino a Marsella y incorporándose posteriormente a la zona nacional, en la que combatió durante toda la Guerra Civil.

El hermano de Fernando, también camarada, llamado Felix Antonio, que era jefe de una falange de la Centuria Roja fue detenido y fusilado en Montjuich el 6 de diciembre de 1936, aunque en el momento de ser detenido Fernando intentó liberarlo sin éxito.

A pesar de que la Falange barcelonesa no contaba con muchos efectivos, los camaradas que pudieron alzarse lucharon con bravura perdiendo muchos la vida.




  • José Noya Ainsa, jefe de la Centuria Amarilla.

José, junto con sus hermanos Antonio e Ignacio también fueron de los primeros militantes de la Falange en Barcelona, provenían de las Juventudes Nacionalistas y eran todos trabajadores de comercio y afiliados al sindicato obrero falangista la CONS.

El 18 de julio recibió órdenes de José María Poblador de concentrar a sus escuadristas en el Canódromo Park, sin que se pudiera avisar a todos ellos y llegando solo unos pocos. 

Cumpliendo las órdenes de Luys Santa Marina, que el 19 de julio había asumido el mando de la Falange catalana, salió con su centuria del cuartel de Pedralbes, y cuando el mando militar se rindió, fue detenido con su hermano Antonio en dependencias militares y trasladado al cuartel de la calle del Consejo de Ciento, dónde es interrogado.

Pasa preso al vapor Uruguay y el 30 de julio es juzgado por el Tribunal de Orden Público núm. 1 de Barcelona, es condenado a muerte, posteriormente se le conmuto la pena por reclusión perpetua, pasó por otras prisiones hasta que la brigada comandada por Lister le llevo al santuario del Collell, allí cayó "cara al sol". Ese mismo día se salvaron de la muerte Rafael Sanchez Mazas y Jose Maria Poblador. Pero fusilaron a Roberto Bassas y a su hermano.

La matanza del santuario del Collell no tuvo justificación alguna, la guerra prácticamente se había terminado, el Ejército republicano huía hacia Francia, pero el odio de las izquierdas seguía latente y la sangre de la Falange catalana regó nuevamente tierra española.

La Falange de Barcelona en julio del 36, no disponía de más de doscientos militantes activos, de los cuales menos de cien consiguieron alzarse en armas contra el Frente Popular, y sobrevivieron pocos más de la mitad, esa fue su historia y así la contamos para que no queden en el olvido.


Las fotos de los tres jefes de las tres centurias son inéditas, del archivo de Memoria Azul.


Versión original publicada por Juan Manuel Cepeda en su página personal el 8 de agosto de 2020.


También puede interesarte

Gráfico animado con los movimientos realizados durante el alzamiento en Barcelona.


Artículo de Francisco Caballero
dedicado a las tres centurias falangistas de Barcelona que se denominaron “Roja


Artículo de José Mª Ramírez Asenscio dedicado a Luys Santa Marina.

Comentarios