ARTÍCULO DEL DIRECTOR

Hablando de tacones…

El desvergonzado refrán de "Habló de putas la Tacones", en clara referencia a cuando alguien se permite afear a otro un defecto que, de manera pública y notoria, tiene el acusador.

Recibir actualizaciones de La Razón de la Proa (un envío semanal).

2021-01-29-hablando-tacones-1w
Hablando de tacones…

Hablando de tacones…


Hoy pido disculpas por anticipado, pues mi artículo de hoy roza –o cae de lleno– en lo procaz e impúdico. Pero, como me imagino que la mayoría de los lectores son mayores de edad (y, si no lo fueran, con lo que está cayendo, estarían al cabo de la calle), nadie se va a escandalizar por mis palabras.

Tampoco –he de reconocerlo– me fío mucho de las fuentes consultadas, y a lo mejor se trata de una fake news histórica, o de una broma de las que corren por los medios informáticos, pero, como decía el otro si no e certo, e ben trovato

Leo que, allá por el siglo IV a.C., un tal Latácones, natural de Éfeso, escribió un tratado que se titulaba De las putas, en defensa de esta antigua profesión y sus ventajas sociales; ese tratado fue traducido, en el siglo XIII, en la Escuela de Traductores de Toledo, bajo la dirección de Alfonso el Sabio. Con el paso del tiempo, se deformó intencionadamente el nombre del autor griego, y la inventiva popular, en épocas mucho más recientes, acuñó el desvergonzado refrán de Habló de putas la Tacones, en clara referencia a cuando alguien se permite afear a otro un defecto que, de manera pública y notoria, tiene el acusador.

Resulta que, en nuestro momento, ese conglomerado de siglas que forman los partidos y grupos separatistas, que están a partir un piñón con el gobierno español, pide que se investigue a los militares para averiguar la existencia de simpatizantes de ideas fascistas, pues, al parecen, crecen los aires golpistas en el seno de las FF. AA. Los firmantes de la petición son, evidentemente, ERC, JxCat, EH Bildu, BNG y CUP, si es que no me dejo ninguno. Como era previsible, Podemos y el PSOE se han sumado a la solicitud.

Ellos son, evidentemente, demócratas desde su nacimiento y fieles defensores del Estado de Derecho y de la Constitución que lo preside; por esta razón, están escandalizados por esa supuesta contaminación ideológica en el seno del Ejército, les parece escuchar un alarmante ruido de sables y exigen el esclarecimiento de sus sospechas.

De entrada, hay que decir que son poco originales; exultantes por el cambio político en los EE.UU., su petición coincide en el momento justo en que los nuevos amos del Capitolio se han lanzado a la caza y captura de los llamados ultraderechistas (simpatizantes del depuesto Trump), presentes en la Guardia Nacional que acordonaba Washington el día de la toma de posesión de Biden y en otras instituciones.

Aparte de esta traslación de situaciones, en la petición de ese conglomerado de siglas que apoya al ejecutivo de Sánchez e Iglesias tiene total aplicación aquel refrán popular tan desvergonzado que he citado, basado en el supuesto estudio del escritor heleno. Porque, efectivamente, cuando todos los firmantes de la petición alertan del peligro golpista de actitudes y pensamientos antidemocráticos, todos sabemos que habló de putas la Tacones. Veámoslo con cierto detalle…

EH Bildu, con el hombre de paz al frente, es la heredera de la ETA, aquella organización criminal que se dedicaba a poner bombas en Hipercor o en el cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza para matar paisanos y niños, o a pegar tiros en la nuca a quienes no le pagaban el impuesto revolucionario o a quienes se oponían a sus ideas y objetivos.

ERC y JxCat protagonizaron al unísono el golpe de Estado de la Generalidad de Cataluña contra la legalidad constitucional el 1-0 y llamaron a quemar las calles de Barcelona y Gerona en los días siguientes en enfrentamientos con las fuerzas de orden público; y no cesan de repetir que lo volverán a hacer cuando las circunstancias sean propicias, para instaurar una fantasmagórica república catalana. Por su parte, la CUP ha colaborado fielmente en este objetivo y siempre ha puesto por delante de su carácter antisistema su ferocidad separatista.

En estos últimos días, ha saltado la noticia de que un candidato de JxCat precisamente ha propuesto hacer limpieza de españoles, lo que resulta a todas luces muy democrático…

El BNG se mira con envidia en sus hermanos mayores de Vasconia y Cataluña, y se sube al carro de la nacionalidad gallega oprimida por el Estado español, exigiendo la independencia de Galicia con respecto a España.

Es decir, todos los que están alineados en contra de la integridad nacional y hacen mangas y capirotes del orden constitucional vigente, los que no han dudado en la lucha violenta y asesina o en la sedición o en la algarada (esto va por barrios), y los que proponen acabar con los españoles, piden una investigación para detectar golpistas en el Ejército, entre cuyas funciones constitucionales está la defensa de la unidad de España. Para mear y no echar gota, y nuevas disculpas por la procacidad…

Confiemos en que la señora Robles –que no sabemos si ha oído ese refrán– haga oídos sordos a esta estupidez e hipocresía descomunal, y no desencadene una caza de brujas en las Fuerzas Armadas, que merecen el afecto y el reconocimiento de todos los ciudadanos bien nacidos.

De todas formas, me imagino que, en los cuarteles y dependencias militares, la noticia levantará, no oleadas de indignación (que no la merecen los firmantes de la petición), pero sí sonoras risas y cantidad de chascarrillos a los que siempre han solido ser tan aficionados nuestros soldados; y no se recatarán de repetir el refrán: Habló la puta de tacones.

Comentarios